Las manos frías

                 

Voy a ir a comprar al supermercado de la calle que está detrás. Vivo en el útil piso tercero. Digo útil porque tengo muchas cosas que me ayudan a poder vivir. A lo que íbamos, estoy cogiendo el ascensor. Tengo un bastón blanco que siempre llevo encima. He llegado a la puerta. Salgo y veo otro color en la oscuridad del día y la noche. Siento aire que cubre mi pálido rostro. Oigo muchos pasos que se  acercan  y también oigo coches que frenan para no chocar. Tengo que cruzar una calle que me han dicho cómo se llama,  pero ahora no me acuerdo. Siento alguien que me coge, tiene  las manos frías como el hielo, pero lo primero que pienso es que me va a ayudar a cruzar la calle no se qué. He llegado a la entrada del supermercado, entro y dejo de sentir esas manos heladas, se alejan con rapidez. Me imagino que era una pequeña niña rubia con ojos verdes y ropa suave como la seda.

                                                                                                          L.A.M

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s