Historia Lúgubre

El señor Fhillipps era un hombre admirado y querido por todos, ya que enseñaba a los niños menos afortunados en una escuela pública que él mismo había abierto. Era un hombre de carácter bondadoso, y solía gastar grandes cantidades de dinero en los demás, el cual ganaba siendo el vicepresidente de una empresa de millonarios. Empezó a gastar dinero de la empresa en proyectos de ayuda social, por lo que sus compañeros le empezaron a despreciar, e incluso a odiar. 

Una noche, Fhillipps paseaba tranquilamente por una oscura calle, sin saber que una sombra rápida le seguía. En un momento, la sombra se colocó detrás de él, y no consiguió mirarla hasta que una cuchilla punzante penetró en lo más hondo de su alma.

Su cuerpo cayó al suelo, y lo último que pudo oír fue:

-Ya no volverás a llevarte nuestro dinero-

Y sus ojos se cerraron, borrando la luz de la vida. Y su cuerpo inerte quedó en la más lúgubre oscuridad mientras era bañado por la sangre.

                                                                                                       O.G.M.

Anuncios