La inexplicable muerte

Nunca me detuve a pensar lo que pasaría en el futuro, ni de que forma moriría.

         Todo transcurrió en 1938, cuando el marques y yo cenábamos en el palacio del rey. A las 12 de la noche terminábamos el postre, cuando al rey le dio un cansancio extraño y fue a su lecho, poniendo la escusa de que le dolía la barriga. Pidió un vaso de agua, el mayordomo me pidió que se lo llevase yo, acepté indecisa, pasé por aquel pasillo largo y oscuro con paredes tapizadas y cuadros con todos y cada uno de los reyes

De España, príncipes, duquesas, marqueses etc. En frente de la habitación del rey se hallaba  mi fotografía. Toque la puerta esperando una respuesta, pero no la recibí, entonces de mis labios salió la palabra permiso y abrí la gran puerta.

         El rey estaba dormido, eso parecía, me acerqué lentamente sin decir nada, le toqué la piel la cual estaba fría, puse mi mano en su cuello y me dí cuneta de que su corazón no latía. Corrí hasta la mesa donde cenábamos. Mi marido me noto asustada y preguntó  que me pasaba, le conté todo, él amorosamente me acarició la mejilla y me dio un abrazo, yo sabía que él en el fondo estaba muy triste, caminamos hacia la habitación. Al llegar mi marido puso sus manos en el cuello del rey y sintió que su corazón latía, al oír sus latidos me desplome en el suelo dejando de mi un cuerpo inerte, sin vida y sin sentimientos, mientras mi marido lloraba sobre mi pecho, gritando desesperadamente.

         Fui enterrada al lado de mi padre el cual había muerto por la misma razón que yo.

                                                                                                                 N.B.C

                                                                                                                      L.A.M

                                                                                                                      P.A.M

Diario: El Titanic

 

            Querido diario: 13 de abril de 1912

            Soy Rose, sigo aquí en el Titanic, todo está muy bien. Parece seguro. Jack Dawson ganó el pasaje por ganar una jugada al póker, lo veo un poco mal, pero al menos está aquí, lo he conocido en el barco. Hoy hemos estado en la proa, el viento hacía que se moviese mi pelo, el horizonte era naranja con preciosos tonos violetas y rosados con bonitas nubes de colores. Estuvimos hablando toda la tarde, Le quiero un montón. Es la hora de la cena, estamos casi a la mitad del trayecto. Estoy muy feliz.

                                   Rose

 

            14 de abril, El Titanic se hunde rápidamente a causa de un iceberg, la plancha de acero que perteneció al barco era bastante frágil, como el cristal. Con demasiada proporción de azufre. El barco partió en dos, haciendo que la resistencia no fuera la misma, de unas 3.000 y pico de personas murieron 1.523, Rose sobrevive pero Jack al querer salvarla muere.

            Más tarde se abre una investigación y miran el retrato de Rose, una mujer de 101 años anuncia que ese es su retrato y que ella estuvo en el Titanic.

                                               FIN

            N.B.C

Las manos frías

                 

Voy a ir a comprar al supermercado de la calle que está detrás. Vivo en el útil piso tercero. Digo útil porque tengo muchas cosas que me ayudan a poder vivir. A lo que íbamos, estoy cogiendo el ascensor. Tengo un bastón blanco que siempre llevo encima. He llegado a la puerta. Salgo y veo otro color en la oscuridad del día y la noche. Siento aire que cubre mi pálido rostro. Oigo muchos pasos que se  acercan  y también oigo coches que frenan para no chocar. Tengo que cruzar una calle que me han dicho cómo se llama,  pero ahora no me acuerdo. Siento alguien que me coge, tiene  las manos frías como el hielo, pero lo primero que pienso es que me va a ayudar a cruzar la calle no se qué. He llegado a la entrada del supermercado, entro y dejo de sentir esas manos heladas, se alejan con rapidez. Me imagino que era una pequeña niña rubia con ojos verdes y ropa suave como la seda.

                                                                                                          L.A.M

Historia Lúgubre

El señor Fhillipps era un hombre admirado y querido por todos, ya que enseñaba a los niños menos afortunados en una escuela pública que él mismo había abierto. Era un hombre de carácter bondadoso, y solía gastar grandes cantidades de dinero en los demás, el cual ganaba siendo el vicepresidente de una empresa de millonarios. Empezó a gastar dinero de la empresa en proyectos de ayuda social, por lo que sus compañeros le empezaron a despreciar, e incluso a odiar. 

Una noche, Fhillipps paseaba tranquilamente por una oscura calle, sin saber que una sombra rápida le seguía. En un momento, la sombra se colocó detrás de él, y no consiguió mirarla hasta que una cuchilla punzante penetró en lo más hondo de su alma.

Su cuerpo cayó al suelo, y lo último que pudo oír fue:

-Ya no volverás a llevarte nuestro dinero-

Y sus ojos se cerraron, borrando la luz de la vida. Y su cuerpo inerte quedó en la más lúgubre oscuridad mientras era bañado por la sangre.

                                                                                                       O.G.M.

El desastre de Haití

Soy Elizabeth, una niña haitiana de vuestra edad, y el doce de enero, todos los haitianos, hemos sufrido un gran terremoto, de siete grados en la escala Ritcher. En Puerto Príncipe, la capital de Haití, donde vivo yo. Ha sido un terremoto grandísimo, montones de casas y de edificios se han derrumbado, y unos pocos aún se mantiene en pie. Ahora mismo, me estoy dirigiendo con mis padres a mi casa, que tenemos la esperanza de que esté en buen estado.

Me da mucha pena pensar que muchos de mis amigos, conocidos, y algunos familiares, estén muertos o atrapados. Mientras me voy a mi casa, voy buscando a mis familiares atrapados. Voy escuchando, que mis padres comentan que va a ser muy difícil recuperarse de este terremoto porque Haití es el país más pobre de América.

De repente, me encuentro a mis abuelos maternos, nos damos un fuerte abrazo, y todos juntos seguimos caminando hasta mi casa. Mientras mis padres y mis abuelos hablan, escucho que el último terremoto más fuerte que ha pasado, fue de seis coma siete grados, en la escala Ritcher, y pasó en mil novecientos ochenta y cuatro. Mis abuelos dicen que este terremoto ha sido seis veces más fuerte.

Espero que Haití se recupere pronto de esto.

                                                                                                                                C.E.G.S.   

Diario del malo de las películas

15 de noviembre de 1998

 Hola, soy el típico malo de las historias, y este es mi diario, hoy he luchado con beautiful woman es una superhéroe, como yo aspiraba a ser, pero en la escuela, llamada: Escuela de Superhéroes Aficionados S.L., no me admitieron, no sé sabe porque. Volviendo al tema, la vida de un villano es muy dura, te sientes solo, no hay nadie que te comprenda ni que te ayude, en realidad, la gente que no es mala como yo no entiende ni la infancia que he tenido ni el sufrimiento que me ha causado no tener amigos, pero espero que la gente que lea este diario lo comprenda.

 

18 de noviembre de 1998

 Hoy es mi día de descanso y estaba viendo la tele tan tranquilo cuando se oyó un ruido extraño y se estalló mi puerta… ERA BEAUTIFUL WOMAN! Vino diciendo: “sé que tramas algo, guapo”. Yo no tramaba nada, me vino a molestar y tuvimos una lucha, ella se cree la mejor porque es famosa, y porque su vida ha sido un cuento de hadas. Espero que me comprendáis.

 Atte. Dr. Jezerbel

 P.D.: Hay muchos puntos de vista en el mundo.

N.

Mi amigo

Siempre, todos los días voy a casa de un viejo amigo. Es mayor y vivía con su mujer pero murió. Cuando llego a su casa y toco el timbre él siempre me abre la puerta de inmediato, me recibe con una amplia sonrisa. Entro en la casa, me dice que me acomode y me invita a un zumo con galletas. Al final siempre me lee un libro y es como si entraras en el cuento, como si te lo leyera de memoria.

    Otros días nos vamos al campo a montar en bicicleta o damos un paseo y merendamos allí, después volvemos a su casa y me lee el cuento habitual.

    Es fantástico hacer actividades con mi amigo y sobre todo escuchar sus impresionantes y maravillosos cuentos.

    Siempre, todos los días voy a casa de un viejo amigo.

A.H.S.